7 LUCHAS CÍVICAS 1



COMIENZA EL GOBIERNO CENTRAL A MIRAR SANTA CRUZ

Desde 1926 (304 años desde que estamos aquí), la suerte de Santa Cruz cambia con el descubrimiento de petróleo en la región del chaco. En 1926 con el gobierno de Hernando Siles Reyes se inició la vinculación de Santa Cruz al resto del país, con la construcción de la carretera Cochabamba-Santa Cruz. La baja en los precios internacionales de los minerales obliga a los gobernantes andinos a mirar a Santa Cruz como “salva vidas”.

german
GERMAN BUSCH BECERRA

Luego de una participación por demás destacada en la guerra del chaco, asume la presidencia de la república el Teniente Coronel Germán Busch Becerra, cruceño de nacimiento, promulga el 15 de julio de 1938 la Ley que otorgaba el 11% por concepto de regalias a los departamentos productores de hidrocarburos para fomentar su desarrollo.

Ley del 15 de julio de 1938

LEY DE REGALIAS PETROLERAS

Con el propósito de promover el desarrollo de Santa Cruz y de las otras regiones del país que no se beneficiaban de la minería, Dionisio Foianini Banzer, entonces Ministro de Minas y Petróleos de Germán Busch redactó la siguiente Ley, que fue aprobada y promulgada el 15 de julio de 1938:

Art. 1°.- Modificase los artículos primero y segundo de la Ley de 31 de diciembre de 1929 en la siguiente forma:
Art. 2°.- Fijase en once por ciento de la producción bruta de petróleo de cada departamento como renta a favor de los Tesoros de las circunscripciones productores de dicho hidrocarburo.
Art. 3°.- Los fondos provenientes de ese porcentaje, se depositarán en los Tesoros Departamentales semestralmente por las compañías o entidades fiscales explotadoras, y bajo su inmediata responsabilidad.
Art. 4°.- Continuarán en vigencia los demás artículos de la citada ley en todo aquello que no sea contrario a la presente. Por tanto la promulgo para que se tenga y cumpla como Ley de la República. Palacio de Gobierno de la ciudad de la Paz, a los 15 días del mes de julio de 1938

(firmado) Germán Busch         Dionisio Foianini

NO SE APLICÓ LO DESCRITO EN LA LEY DE GERMÁN BUSCH

La extracción de petroleo continuó y el estado central acaparó la totalidad de los ingresos por la venta, los gobiernos de turno hicieron caso omiso a la presente Ley apropiándose de los recursos cruceños, hasta que el 26 de octubre de 1955 ( 17 años despues de la Ley de Germán Busch) se aprobó el Código del Petróleo en la presidencia de Victos Paz Estenssoro.

En ese momento, sin un parlamento funcionando, no había muchos canales formales para participar en la formulación del código, que de hecho fue redactado por una consultora norteamericana. Por eso fue bautizado con el nombre de dicha consultora: Código Davenport. La apertura del área petrolera al capital extranjero generó expectativas en Santa Cruz. (1)

EL NEFASTO ARTÍCULO 104

Este artículo que era parte de la Ley del Petroleo decía lo siguiente:

“Corresponderá al Estado una participación o regalía del once por ciento del petróleo crudo, gas natural, asfalto natural y demás substancias extraídas y aprovechadas por el concesionario.”(2)

El artículo 104 cambia el destinatario final del 11% por concepto de regalias que en la Ley de 1938 dictada por Germán Busch indica que correspondia al departamento productor del hidrocarburo; el artículo 104 de la Ley de Petroleo de 1955 dice que corresponde al Estado dicho porcentaje, lo que desvarataba las esperanzas de Santa Cruz a recibir aquel ingreso económico.

CAMBIO DE PRESIDENTE

Las primeras elecciones por voto universal en Bolivia se realiza el 16 de junio de 1956 siendo ganador Hernán Siles Suazo representante del M.N.R. Con el auspicio del Fondo Monetario Internacional y el Gobierno estadounidense, se redactó el Plan de Estabilización de la economia en Bolivia y se lo aprobó el 15 de diciembre de 1956, convirtiendose en ley.

El Plan de estabilización económica planteaba lineamientos de concentración del dinero por parte del estado frente a la elevada inflacion que había, dirección contraria tenía pedido de Santa Cruz por el 11% de regalías, por lo que, la intransigencia y oidos sordos del Gobierno central por un lado y el clamor del pueblo cruceño por el otro, permitía presajiar que el conflicto que se avecinaba era inevitable.


IR A LAS FUENTES